La Escuela Historia e información sobre la Escuela
Información Sobre cursos, encuentros y otras actividades
Noticias Noticias y actualidad de la Escuela
 
 
XXIX Escuela de Salud Pública de Menorca
Del 17 al 26 de septiembre de 2018
Llatzeret de Maó (Menorca)
Institut Menorquí d'Estudis - Camí des Castell, 28 - 07702 Maó (Menorca) - Tel. 971 351500 -
LOGO
       

La contaminación química o la epidemia invisible del siglo XXI

21/09/2018

La contaminación química o la epidemia invisible del siglo XXI<br/>
En menor o mayor medida, todos estamos expuestos a contaminantes químicos. Los plásticos, las conservas, el pescado, e incluso la ropa o los tique de compra contienen agentes tóxicos. También el agua puede presentar riesgos químicos en las distintas etapas de captación, tratamiento de potabilización, almacenaje y distribución. Para hablar de este gran problema para la salud pública todavía poco visible, la Escuela de Salud Pública de Menorca contó ayer con la presencia de dos grandes expertos en el tema en la mesa redonda celebrada en la sede del Consell Insular de Menorca: el doctor Nicolás Olea Serrano, catedrático del Departamento de Medicina Física y Radiología de la Universidad de Granada, y uno de los mayores expertos europeos en el contaminación química interna; y Margarita Palau Miguel, jefa de Área de Calidad Sanitaria de las Aguas en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

La presidenta del Consell, Susana Mora, fue la encargada de dar la bienvenida a los ponentes y asistentes antes de dar paso a los dos moderadores del acto: Ildefonso Hernández, miembro del Consejo Académico y del Consejo Asesor de la Escuela de Salud Pública de Menorca, y Anton Soler Ferrater, médico y representante de la Acadèmia de Ciències Mèdiques de Catalunya i Balears.

La mesa redonda arrancó con la exposición a cargo de Margarita Palau, quien señaló que, junto a los plaguicidas y los nitratos, en el agua de origen se están estudiando nuevos contaminantes emergentes. Avanzó que la Unión Europea está trabajando para modificar la directiva de agua de consumo del año 1998 para poder controlar los microplásticos y los productos perflorados así como también, y como novedad, los disruptores endocrinos. En la fase de tratamiento para la potabilización del agua, la alerta está en los procesos químicos y en los reactivos como la acrilamida, prohibida en España desde 2005 pero que, desde hace poco más de un mes ha dejado de estarlo por una directiva de la Unión Europea que permite su utilización hasta ciertos límites.

Según Palau, lo principal y más importante para el agua de consumo es eliminar los riesgos microbiológicos. Hecha esta constatación, se refirió a los posibles riesgos químicos y los planes de seguridad que existen a nivel estatal y europeo y lanzó un mensaje de tranquilidad asegurando que el agua para el consumo en España es muy segura. “El 99,5% de los 6 millones de boletines que se notifican cada año indican que el agua es apta para el consumo. Hay excepciones, pero se puede beber perfectamente agua del grifo”, aseguró la máxima responsable de la calidad del agua en España. Preguntada en el turno de preguntas por la calidad del agua de Menorca, Palau aseguró que el principal problema en agua subterránea radica en la presencia de nitratos debido a la práctica agrícola, pero también por cloruro y sodio a causa de la intrusión marina por sobreexplotación de los acuíferos. Los datos de 2017 hasta ahora, indican niveles en los pozos de la isla en torno al máximo permitido de 50 miligramos por litro y los 65 miligramos por litro, si bien hay algún análisis que alcanza valores de 90 miligramos por litro, aseguró.

Tras la exposición de Palau, llegó el turno del doctor Olea quien habló de forma clara y contundente sobre los riesgos para la salud de la exposición a sustancias que tienen capacidad disruptora endocrina y que tienen una influencia directa en aspectos como la infertilidad, la generación de tumores o el trastorno del desarrollo. Muchos de los tóxicos químicos que nos rodean empiezan a introducirse ya en organismo desde la gestación y se van acumulando a lo largo de toda la vida. Criticó abiertamente que todos los problemas se intenten resolver con más desarrollo, y que los que tiene la capacidad para legislar miren hacia otro lado ante las evidencias que existen sobre este tipo de problemas. “En lugar de trabajar para intentar reducir la exposición, solo se dedican a recopilar datos para sacar los colores y sonrojar a algún país”, aseveró.

Entre los distintos ejemplos que compartió con los asistentes a la mesa redonda, el doctor Olea alertó sobre la presencia de BPA en los plásticos y se refirió a los tiques de caja que se imprimen en papel térmico como la principal fuente de exposición de BPA, prohibidos en Francia desde el año 2014 y que, aquí en España, se pretende esperar al año 2020 para erradicar su uso. No es hasta febrero de este mismo año cuando la Unión Europea prohíbe el uso de BPA en todos aquellos productos de alimentación que estén en contacto con niños menores de 3 años cuando la evidencia de los efectos tóxicos de los recubrimientos interiores de las latas de conserva es del año 1936. “Es un pulso continuo del sentido común frente a los intereses privados”, lamentó el experto.

 
SOCIAL MEDIA
           
Organizan:

Consell Insular de Menorca GOIB UIB UIMP
Colaboran:

GOIB
Institut Menorquí d'Estudis - Camí des Castell, 28 - 07702 Maó (Menorca) - Tel. 971 351500
Govern de les Illes Balears Gobierno de España Gobierno de España